Fué la necesidad la que empujó al hombre a emplear por primera vez los números y las matemáticas. Más adelante, la ciencia de los números sirvió para leer las estrellas, viajar a la Luna o componer una sinfonía.