Nos gusta comer, porque no sobreviviriamos sin la energía que aporta la comida. Nos gusta el sexo porque sin el no seguiríamos aquí. Entrevista de Eduard Punset con Lawrence Parsons, neurocientífico de la Universidad de Sheffield.