El cerebro de una persona afectada por la enfermedad de Alzhéimer se activa y es capaz de recuperar recuerdos perdidos si se potencian las emociones. En ello trabaja el equipo de la Unidad de Demencias del Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia que a través del arte y las actividades sociales y culturales consigue retrasar la evolución de la enfermedad.

Se trata de prolongar la conexión entre neuronas para mantener a salvo la memoria más tiempo. El alzhéimer borra la memoria. Lo último que se ha aprendido es lo primero que se olvida y así hacia atrás hasta el nacimiento. Se sabe que las emociones permanecen intactas casi hasta el final y trabajándolas la enfermedad no evoluciona tan rápido.

Un equipo de Crónicas convivió durante una semana con el equipo de la Unidad de Demencias del Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia, donde desarrollan este novedoso programa denominado 'Arte y Cultura como Terapia'