Para algunos es la crónica de una muerte anunciada. La macrofiesta acabó en tragedia. Algo que venía quitando el sueño a muchos padres que no se quedaban tranquilos hasta que oían llegar, bien entrada la madrugada, a sus hijos. El destino ha querido que sea en la noche de Halloween. La "fiesta de los muertos" ha acabado convertida en una pesadilla para varias familias madrileñas por la muerte por aplastamiento de varias jóvenes en el Madrid Arena de la Casa de Campo. El lanzamiento de una bengala pudo provocar la avalancha que hirió y acabó con la vida de las chicas. La seguridad en éste tipo de eventos masivos, el control de acceso de menores y el exceso de aforo son los puntos polémicos que reabren el debate.