El huracán "Sandy" ha dejado cerca de doscientos muertos y daños materiales cifrados en 40.000 millones de euros a su paso por el Caribe, la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Sesenta millones de personas han sufrido los efectos devastadores de esta tormenta. Un temporal que ha llegado a alterar la campaña electoral de los dos candidatos a la Casa Blanca y a suspender por primera vez desde el 11-S la cotización en Walt Street.