Por nuestras manos pasan muchos envases de bebidas: botellas de plástico o de vidrio y latas. Si actuamos correctamente, los tiraremos al contenedor de reciclaje, pero más de la mitad acaban en vertederos, incineradoras o desperdiciados por el entorno.

 

Fuente: rtve.es