España es el país europeo que más turismo gay recibe. Aparte de los tópicos de sol, playa y fiesta garantizada, en nuestro país encuentran mucha tolerancia y receptividad. La cámara de Repor visita en este reportaje el sur de la isla de Gran Canaria, un auténtico paraíso arcoíris para la comunidad homosexual.

Bares, restaurantes, hoteles y todo tipo de negocios de esta parte de la isla aprovechan el filón del turismo homosexual: se ofrecen cruceros sólo para chicos, boutiques especializadas en moda gay e incluso en la propia playa se levantan lugares como el 'chiringay' un chiringuito frecuentado por homosexuales de todo el mundo. El estereotipo de gay libre de cargas familiares y con dinero se refleja a la perfección en este lugar donde un grupo de alemanes descorcha una botella de cava tras otra¿sólo en el chiringuito la factura asciende a unos 100€ y así durante 10 días -Las cifras hablan por sí solas porque luego hay que sumar los gastos del hotel, los restaurantes y los bares de ocio nocturno- Y es que el turismo del arcoíris gasta mucho dinero, un 30% más que el resto, según el Instituto de Turismo de España.