Desesperados por la falta de oportunidades, muchos jóvenes parados de las ciudades buscan en los pueblos su tabla de salvación. Pero la crisis también ha llegado a los pueblos y los ayuntamientos, que hace unos años daban vivienda y trabajo a cambio de tener a gente joven, se dan cuenta ahora que no tienen nada que ofrecer.