En estas últimas décadas, la Iglesia Católica ha elevado a los altares a muchos santos y beatos. Durante el Pontificado de Juan Pablo II, se incorporaron al santoral 482 nuevos santos, que se suman a los miles que ya han alcanzado la gloria. A día de hoy, con Benedicto XVI en el trono de San Pedro, hay una lista de espera de 2.000 peticiones de beatificación.

En Murcia se venera con devoción a Sor Ángeles Astorch, fundadora de las Clarisas Capuchinas. Su causa lleva abierta 300 años y a la espera de que El Vaticano le reconozca un milagro. Aunque testigos no faltan testigos, de momento ningún médico ha querido certificar por escrito una curación milagrosa.

Pero ni los milagros ni los avales médicos son siempre suficientes. La Prelatura del Opus Dei tiene abiertas 12 causas. Hay que sortear un sinfín de obstáculos burocráticos y pasar por diferentes comisiones cardenalicias para lograrlo.

José Manuel Almuzara conoce muy bien los entresijos de la burocracia vaticana. Junto con otras personas, trabaja desde hace 20 años para conseguir la beatificación del arquitecto catalán Antoni Gaudí. De momento ya se han presentado dos milagros ante la Santa Sede, pero no han pasado la prueba de la Oficina para la Causa de los Santos.

Y por último, Repor se aproxima al caso del matrimonio Alvira. Aún no son santos pero ya hay familias que les rezan y les piden favores e incluso hay quien guarda como una reliquia la prueba de un milagro obrado por la pareja. Pero Roma se toma su tiempo y los milagros requieren espera.